web analytics

Almendras y diabetes

Almendras y diabetes ¿hay alguna relación? y, en caso de haberla, ¿es positiva o negativa?.

Reconocida hasta en la Biblia como uno de los mejores frutos, las almendras son un perfecto aliado para el control del peso corporal, ya que por todos es conocido que la obesidad es el némesis número uno de todo el que lucha contra la diabetes.

Ahora bien, las virtudes de las almendras no se limita a lo antes descrito, las mismas son utilizadas en múltiples formas, debido a los nutrientes que posee y otorga al cuerpo al ingerirse.

Desde la antigüedad es utilizada como hipotensor, protector hepático y antitusígeno, aunque no se limita a ello, también son compañeras ideales para combatir problemas dermatológicos, ya que son antiinflamatorias, cicatrizantes y antiespasmódicas. Además, puede usarse como laxante en caso de constipación.

Pero ¿puede un fruto seco dulce ayudar en el tratamiento de control de la diabetes? Puesto que las almendras, al igual que el resto de los frutos secos, son bajas en hidratos de carbono y ricas en nutrientes, aportan a su vez grasas monoinsaturadas a la dieta del diabético, que son un tipo de grasa muy saludable.

Por esta razón, las almendras, pueden ser de ayuda para mejorar algunos factores que influyen directamente en el desarrollo de esta enfermedad metabólica. Por ello, para ganar con las cualidades de las almendras, debemos conocer su origen, sus características, las propiedades que nos benefician, su valor nutricional y en especial si las personas con diabetes pueden ingerir almendras y de ser así en que cantidad.

Origen de las Almendras

El árbol de almendros encuentra su origen en las zonas montañosa de Asia, y se expande desde el mar Egeo hasta la meseta de Pamir, incluyendo en todo el recorrido a Persia, Siria, Mesopotamia, Irán, Kurdistán, Turquestán. Desde lo que hoy es el Cercano oriente, comenzó su viaje, primero a Grecia, luego a Roma, y con la amplitud del imperio romano llega hasta nuestras regiones.

Su nombre, de origen griego, proviene de la palabra amygdala, de allí toma su nombre la pequeña pero muy importante parte del cerebro, debido a su forma almendrada, la amígdala es la encargada de ponernos en alerta ante cualquier circunstancia de Peligro.

El árbol de almendros alcanza hasta 10 metros de altura y sus flores son blancas en su mayoría, aunque también se pueden encontrar en tonos rosas, que después de florecer entre los meses de enero y abril, da su fruto de hasta 6 cm de longitud entre los meses de agosto y octubre. Pero su mayor consumo se da en los meses de invierno, precisamente en las mesas navideñas.

Características de las Almendras

Son el fruto del árbol del almendro, su parte comestible de color blancuzco, está recubierta de una delgada capa color canela que también es comestible. A su vez, posee una cáscara dura o semidura no comestible que la protege. En efecto, las almendras cultivables se dividen en dos grandes grupos, el grupo de cáscara blanda y el grupo de cáscara dura.

La almendra forma parte de la familia de los frutos secos y se puede encontrar una amplia variedad de almendras cultivadas; existen aproximadamente 20 tipos de almendras diferentes. La más conocida es la Marcona, puesto que es la que se considera de mayor calidad es la que más se produce y se consume a nivel mundial.

La Marcona es una almendra redondeada y dulce, pero con cierto amargor; de especial consumo en España. De entre todas es la más costosa, aunque el hecho de que este tipo posea menos grasa que el resto, hace que su demanda sea elevada en las industrias reposteras y turroneras.

Propiedades y Beneficios de las Almendras

Esta pequeña semilla está compuesta de un 2,3% de carbohidratos, un 58,1% de grasas monoinsaturadas, un 18,7% de proteínas, 15,2% de celulosa y un 5,7% de agua.

Es un fruto seco de importantes cualidades, de hecho, se encuentra entre las fuentes vegetales más ricas en calcio, lo que las hace un excelente alimento para los huesos, altamente recomendables durante el embarazo.

No sólo contiene calcio, sino que se suma a los minerales indispensables para el cuerpo humano: el fósforo, el magnesio y el potasio.

En efecto, el consumo de 20 gramos de almendras representa el 15% de las demandas diarias de fosforo y magnesio, a la vez que aporta el 6% de la ingesta recomendada de potasio al día.

Un dato interesante del consumo de estos minerales, es que en especial el fósforo, regula el uso y almacenamiento de energía en el cuerpo y además, ayuda al balance de los otros minerales y vitaminas para su mejor aprovechamiento.

Cómo es un alimento rico en potasio, mejora la circulación, ayudando de este modo a regular la hipertensión arterial. Esta propiedad es la que define a las almendras como un excelente hipotensor.

Ya que la almendra dulce posee un alto contenido de grasas monoinsaturadas, ayudan a reducir el colesterol malo, por esta razón es recomendada por los nutricionistas en el tratamiento de control de colesterol y triglicéridos.

Las proteínas que la componen son de alta calidad, completas en aminoácidos fundamentales para el organismo.

Este alimento del mismo modo es una rica fuente de vitamina E, y vitaminas del grupo B, en su caso específico, B7 y B2. Asimismo aporta una buena dosis de Zinc y fitoesteroles que junto a la vitamina E otorgan a las almendras el poder antioxidante que prevé enfermedades degenerativas como el cáncer.

Vale la pena resaltar que el alto contenido de fibra de las almendras le hace destacar del resto de los frutos secos, dándoles un mayor efecto laxante en comparación a los demás.

Valor Nutricional de las Almendras

Podemos encontrar tablas nutricionales muy completas de las almendras y así conocer lo que realmente ingerimos, pero en líneas generales, según alimentos.org, cada 100 gramos de almendras sin cáscaras contienen:

  • Calorías – 610 Kilocalorías
  • Azúcares – 3,31 gramos
  • Hidratos de carbono – 5,36 gramos
  • Proteínas – 18,71 gramos.
  • Colesterol – 0 miligramos.
  • Grasa – 54,10 gramos.
  • Purinas – 37 miligramos.
  • Fibra – 13,50 gramos
  • Minerales:
    • Yodo – 2 miligramos.
    • Hierro – 4,10 miligramos.
    • Sodio – 14 miligramos.
    • Fósforo – 454 miligramos
    • Potasio – 835 miligramos
    • Calcio – 252 miligramos
    • Zinc – 3,20 miligramos
    • Magnesio – 270 miligramos
  • Vitaminas:
    • Vitamina A – 20 microgramos.
    • Vitamina B1 – 0,22 miligramos.
    • Vitamina B3 – 5,50 miligramos.
    • Vitamina B5 – 0,44 microgramos.
    • Vitamina B6 – 0,16 miligramos.
    • Vitamina B7 – 76 microgramos
    • Vitamina B9 – 45 microgramos.
    • Vitamina B12 – 0 microgramos.
    • Vitamina C – 0 miligramos.
    • Vitamina D – 0 microgramos.
    • Vitamina K – 3 microgramos.
    • Vitamina E – 20 miligramos

Índice Glucémico (IG) de las Almendras

El método del índice glucémico nos ayuda a saber cuánto se elevará el nivel de azúcar en la sangre luego de consumir un alimento. Tras estudiar los componentes del alimento se obtendrá un número del 1 al 100, mientras más cerca se encuentre del 1 indicará que ese tipo de alimentos pertenece a un índice glucémico bajo por lo que no afectará de manera abrupta los niveles de azúcar.

Las almendras poseen un IG bajo de 15 por cada 100 gramos consumidos, haciendo que las mismas no tengan un alto impacto en los niveles de azúcar en sangre, haciéndolas aptas para el consumo de los diabéticos.

¿Pueden las personas diabéticas consumir almendras?

En efecto, las almendras, como el resto de los frutos secos, son muy buenos aliados en la alimentación de una persona con diabetes.

El hecho de que las almendras posean un IG bajo, ayudan a que el azúcar se mantenga en niveles estables, ya que las mismas no afectan el azúcar en la sangre, aunque si aportan las calorías necesarias para mantener la energía, siendo así un aperitivo inteligente para los tentempiés o entre comidas. Además, como es propio de los frutos secos, las almendras tienen la capacidad de saciar el hambre.

Conjuntamente, debido a que las almendras son ricas en minerales, cómo es el caso del manganeso, que es el encargado de regular el azúcar en sangre o el magnesio, básico para la buena marcha del organismo controlando la glucemia y la presión arterial, esta última propiedad vinculada al potasio que la misma contiene.

Se debe tener en cuenta que al añadir elementos extras como grasas saturadas, azúcares o sal, se afecta el IG de las nueces y por supuesto se aumenta la cantidad de calorías ingeridas, sin mencionar que no se aprovechan al máximo los nutrientes de las almendras, por lo que se recomienda consumir, crudas o tostadas, nunca fritas.

Además los diabéticos que suman a sus dietas el consumo de almendras, disminuyen el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, puesto que, como se menciona anteriormente, estimulan la circulación y suma colesterol bueno a la sangre.

¿Cuántas almendras puede comer un diabético?

Un estudio realizado en la Universidad Purdue indicó que el consumo diario de 42,5 gramos de almendras, que representan aproximadamente 250 calorías, no influye en el aumento de peso del paciente. Es decir, aunque se sumasen las 250 calorías a nuestra ingesta diaria sin suprimir ningún alimento habitual, los análisis de resultados apuntan que los pacientes diabéticos no ganarán peso extra.

Aunque las almendras no afecten el peso, lo cual es ideal para no aumentar el índice de grasa abdominal que agrava la diabetes, según los expertos, la cantidad apropiada para una persona es de 20 unidades por día, en especial para aquellas que padecen de diabetes.

¿Cómo puede consumir almendras una persona diabética?

Ahora bien, las almendras pueden consumirse de otras maneras además del fruto seco tal y como brota. Se pueden conseguir harina de almendras o leche de almendras también. Por ejemplo ¼ de taza de harina de almendras sólo agregará 138 calorías a la ingesta diaria de una persona con diabetes, lo que equivale al 7% de una dieta de 2000 calorías por día, por lo que se puede considerar la harina de almendras una alternativa a la harina de trigo, por supuesto libre gluten; las magdalenas o las galletas de chocolate libres de azúcar quedarán muy bien.

Aparte de la harina de almendras, la leche de almendras es un muy buen sustituto de la leche de vaca, puesto que aunque es libre de lactosa, colesterol y gluten, tienen la misma consistencia.

La leche de almendras, de todas las leches es la que menos calorías aporta, una taza de la misma equivale a tan solo 40 calorías, 100 calorías menos que la leche de vaca regular.

Además, la leche de almendras como es rica en fibras insolubles y solubles, protege las paredes del colon, mejorando la digestión y la absorción de azucares y nutrientes.

¿Existen contraindicaciones para el consumo de almendras en personas diabéticas?

Si se cuida el consumo de almendras, y se ingiere netamente la dosis recomendada que son 20 almendras por día, no existe riesgo alguno; sin embargo, al exceder el límite, se corre el riesgo de sufrir problemas digestivos, en especial si se está bajo tratamiento diurético.

Además, debido al magnesio, se debe cuidar que su consumo, en conjunción con algunos medicamentos que aportan este mineral, no se exceda a la cantidad recomendada por los especialistas que es de 1,8 a 2,6 miligramos al día. Igualmente toda persona, sea diabética o no, debe cuidar de no ser alérgico a ninguno de sus componentes.

En líneas generales, el consumo de almendras es muy beneficioso para la salud, en especial para una persona que padece de diabetes, pero siempre se debe ser cauteloso con su consumo. Si surge cualquier duda, será mejor consultar con el especialista de confianza antes de introducir almendras en la dieta.

REFERENCIAS:
Lee este artículo:  Anacardos y Diabetes

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: ¡CUIDADO! Contenido protegido por derechos de autor!!