web analytics

Infusiones para bajar el azúcar

La diabetes es una afección que sufren muchas personas en el mundo y según la Organización Mundial de la Salud la tendencia es a que esta tendencia aumente en los próximos años. Todas las personas que sufren de diabetes son propensas a sufrir una crisis de hiperglucemia.

Estas crisis se dan cuando el nivel de azúcar en la sangre es tan alto que el cuerpo no lo tolera y comienza a causar efectos negativos en el organismo.

Una persona diabética siente náuseas o vomita; se siente demasiado cansado o con mucho sueño, orina muchísimo más de lo habitual y por tanto bebe más agua de la normal, pierde peso descontroladamente, le duele mucho el abdomen o tiene hambre insaciable es posible que esté sufriendo una crisis de hiperglucemia que puede llegar a prolongarse y ocasionar terribles consecuencias en la salud.

Para este tipo de problemas lo más recomendable es comenzar a disminuir el azúcar lo antes posible y ponerse en tratamiento con un médico. Puede ser que el paciente haya tenido el azúcar mucho tiempo alta y el proceso de ponerla en niveles normales tome un poco más aún estando en tratamiento médico. Es por esto que muchos especialistas recomiendan beber infusiones que ayuden en este proceso.

Por esta razón es muy útil conocer de qué están hechas estas infusiones, cuándo y cómo tomarlas y si hay algún tipo de riesgo en tener esta práctica.

¿Cómo saber si se tiene el azúcar alta?

Según la American Diabetes Association cuando el cuerpo recibe los alimentos los convierte en glucosa y los manda a la sangre directamente para que esta glucosa se convierta en energía y genere los nutrientes necesarios para el mantenimiento del organismo. La insulina que el páncreas produce ayuda al cuerpo a trasladar la glucosa por el torrente sanguíneo de manera que pueda ser usada efectivamente como energía. El cuerpo se encarga automáticamente de crear la insulina necesaria para procesar cada cantidad de azúcar habida en los alimentos.

Pero cuando el páncreas sufre una falla o se suscitan otros problemas a causa de la diabetes, la insulina deja de producirse o no funciona de manera adecuada y la glucosa comienza a depositarse en la sangre creando excesos indeseables de la misma. A esto se le llama glucosa alta, o alto nivel de glucosa que en un grado crónico se conoce como hiperglucemia y sus consecuencias a largo plazo son problemas en los riñones, el corazón, daños en los nervios y en los ojos, entre otros.

El primer paso para saber si se tiene el azúcar alta es reconocer los síntomas que acompañan este tipo de problema. Los síntomas comunes de que una persona tiene la glucosa demasiado alta son los siguientes:

  • Sed constante e insaciable
  • Aumento constante e insaciable; o pérdida de apetito según sea el caso.
  • Cansancio, somnolencia y fatiga
  • Muchas ganas de orinar e incontinencia
  • Piel reseca
  • Cambios de temperatura
  • Visión borrosa
  • Aturdimiento y problemas para concentrarse
  • Respiración rápida
  • Aliento con olores fuertes o olor a frutas
  • Pulso débil y frecuencia cardiaca interrumpida
  • Dolor abdominal
  • Náuseas y vómitos.

Según la clínica Northshore, especialistas en diabetes, entre más frecuentes y serios sean los síntomas más agudo es el caso, por tanto la mayor recomendación es a ir inmediatamente a un médico cuando alguno de estos se presenten. Si el paciente ya sabe que tiene diabetes debe estar atento a la aparición de cualquiera de los síntomas y mantener su azúcar controlada mediante dispositivos caseros. Si la persona no sabe que tiene diabetes pero tiene estos síntomas debe asistir a un médico especialista que le ayude a descartar o afirmar este padecimiento.

De acuerdo con la American Diabetes Association cuando ya el nivel alto de glucosa ha alcanzado un nivel preocupante y se ha sostenido por mucho tiempo esta persona sufre una crisis de hiperglucemia. Los síntomas son:

  • Altos niveles de azúcar en la sangre
  • Altos niveles de azúcar en la orina
  • Muchas ganas de orinar
  • Deshidratación

Por otra parte, los factores que pueden incidir en que el azúcar en una persona suba drásticamente tienen que ver directamente con lo que está sucediendo en su organismo, por ejemplo:

  • Comer comidas con muchos carbohidratos (más de los recomendados)
  • No realizar actividades físicas
  • Efectos secundarios en algunos medicamentos
  • Presencia de infecciones o afecciones que inciden en este factor
  • Cambios hormonales o síndrome premenstrual
  • Estrés

Lo importante de todo es que sea por cualquier razón y con cualquier tipo de síntomas, se proceda inmediatamente a bajar el azúcar en la sangre ya que esto podría tener como consecuencia desde el daño sistémico de algunos órganos hasta el coma diabético parcial o total.

Infusiones para bajar el azúcar en la sangre

Lo más importante con respecto a las infusiones es que no son ningún tipo de cura definitiva para las subidas de azúcar que una persona pueda sufrir. Son ayudas naturales que el cuerpo aprovecha bien pero no representan una solución mágica para los problemas de azúcar, por lo que cualquier persona que decida introducir en su dieta cualquier tipo de infusiones requiere estar en control médico para que la dolencia sea tratada de manera apropiada.

Algunas de las infusiones para bajar el azúcar más populares son:

Té Manzanilla y canela

La canela de hecho es un elemento bastante común para agregar a las infusiones que sirve para bajar el azúcar, esto se debe a las propiedades naturales de la canela que no contiene azúcar sino que ayuda a que esta sea procesada adecuadamente.

La infusión de manzanilla y canela es un te que debe hervirse hasta que el agua alcance su punto de ebullición y en una taza de agua se agregan unas flores de manzanilla y media cucharada de canela en polvo.

Si se va a ingerir como tratamiento diario lo más recomendable es hacerlo en la mañana ayunas ya que el organismo se encuentra limpio y es más fácil que actúe.

También puede tomarse el té sin manzanilla, sólo de canela y su efecto será positivo de la misma forma. La diferencia entre ambas infusiones es que la manzanilla surte un efecto relajante en el cuerpo de la persona y si esta sufre de estrés el hecho de relajarse es un factor incidente en los niveles de azúcar presentes en su sangre.

Leche y ajonjolí

Esta es una bebida que puede tomarse a la temperatura que el paciente desee. El elemento que ejerce la principal acción de bajar el azúcar es el ajonjolí. Por esto la persona toma aproximadamente 200 gramos de ajonjolí y se tuestan a fuego lento en un sartén, luego de esto se muelen los granos hasta obtener una masa que se ligará con leche de coco.

Esta infusión puede tomarse en cualquier momento del día y se recomienda tomar un vaso diario para ayudar a mantener el azúcar controlada o disminuir paulatinamente el azúcar alta.

Agua de avena

Esta es una bebida que se toma usualmente fría. Y la preparación es bastante sencilla. La avena naturalmente surge un efecto regulador en los valores en la sangre así que es positivo para disminuir el azúcar y también para otros aspectos físicos importantes.

Para su preparación se remoja la cantidad de avena proporcional al agua que se le desee preparar durante cerca de 12 horas. Esto hará que la avena destile sus propiedades en el agua y pueda ser beneficiosa.

Luego de las doce horas el paciente puede escoger si desea colar la avena y beber simplemente el agua, o si desea licuar la avena con el agua para causar un efecto un poco más intenso.

La recomendación de esta bebida es desde beber un vaso diario hasta ingerirlo antes de cada comida. Esto es porque la avena tiene mucha fibra y surte un efecto retardante a la hora de que el organismo digiera las azúcares, entre más lento estas se disuelvan menos se elevará el nivel de glucosa en la sangre en una cantidad más amplia de tiempo.

Te de eucalipto

Otra bebida caliente y relajante que ayuda a disminuir los niveles de azúcar es el té de eucalipto que se prepara dejando que el agua hierva con las hojas de eucalipto dentro.

Esta bebida tiene una particularidad y es que se usa para disminuir el azúcar, así que sólo debe ingerirse una vez al día hasta conseguir el nivel de azúcar que se desea conseguir.

Si el paciente sigue tomando el té luego de que el azúcar está estable corre el riesgo de que esta disminuya hasta ocasionar una hipoglucemia en el paciente.

Recomendaciones generales

Una salvedad importante es que antes de ingerir cualquier infusión o cualquier tipo de medicamentos para disminuir el azúcar, el paciente debe consultar a su médico de manera inmediata.

Lee este artículo:  Lista de alimentos prohibidos para los diabéticos

Quizás la crisis de hiperglucemia, o la subida repentina de azúcar requiera una medida emergente de tomar algún tipo de bebida que ayude a subsanar el problema momentáneamente; pero la decisión de tomar algún tipo de infusión natural que ayude a mantener el control del azúcar por fracciones de tiempo prolongadas debe ser consultada con el médico tratante de cada paciente.

Esto es porque algunas propiedades naturales en ciertos alimentos pueden generar perjuicios para la salud y empeorar la condición del paciente. Adaptado a las necesidades de cada persona un especialista en nutrición o en diabetes puede recomendarle una gama amplia de alternativas para mantener una vida normal y niveles de azúcar normales que eviten los inconvenientes que genera tener una mala gestión en el azúcar en la sangre.

Además, las infusiones deben ser tomadas de manera regulada y controlada. Por ingerir más de la cuenta implica que una persona vaya a estar mejorando su salud, de hecho, beber más infusión de la que es necesaria podría incluso generar más daños que no ingiriendo nada.

Otra recomendación importante es que las personas que tienen niveles altos de azúcar deberían mantener su cuerpo lo más hidratado posible, ya que esta condición hace que el organismo pierda mucho líquido y se deshidrata con facilidad. El consejo es que el paciente beba entre 8 y 9 vasos de líquidos durante el día. Esto incluye cualquier tipo de bebida, no incluye los líquidos presentes en las comidas sólidas.

Por otra parte, las bebidas no deben estar endulzadas con ningún tipo de azúcar procesada ya que causarían el efecto inverso en la glucosa. Si se desea endulzar alguna bebida el paciente deberá hacerlo con azúcares especiales diseñadas para los diabéticos, o con endulzantes naturales como los dátiles.

Además, los especialistas recomiendan que las personas que deseen tener su azúcar controlada vivan una vida tranquila reduciendo su estrés y practicando alguna actividad deportiva o física. Igualmente deben mantener un control constante sobre la actividad de la glucosa en su sangre para poder mantener esta en niveles estables.

REFERENCIAS:

No Responses

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: ¡CUIDADO! Contenido protegido por derechos de autor!!

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar