web analytics

Síntomas de una bajada de azúcar

Los valores en la sangre tienen un propósito determinado, cada uno de ellos ayuda a mantener el cuerpo en perfecto balance con sus funciones internas y externas. Cuando cualquiera de los valores de la sangre se sale del control apropiado el cuerpo empieza a sufrir por esta deficiencia o exceso según sea el caso.

Este desbalance genera síntomas que varían en su grado de gravedad según sea la deficiencia o el exceso que se tenga.

Cuando se prolonga el tiempo en el cual el cuerpo es sacado de los valores en los cuales debería estar los efectos de los síntomas se agravan y se van haciendo permanentes.

Esto sucede cuando el cuerpo tiene una baja de azúcar. Es decir, cuando el cuerpo no puede conseguir en el torrente sanguíneo el azúcar que necesita para funcionar.

Una bajada de azúcar puede generar problemas severos de salud, por lo cual es importante conocer cuáles son los síntomas de esta deficiencia para corregirla lo más pronto posible.

¿A qué se le llama azúcar baja?

La hipoglucemia, también conocida como azúcar baja en la sangre se da principalmente cuando las reservas de azúcar que están en la sangre de una persona se encuentran por debajo de los niveles óptimos para que el cuerpo funciones adecuadamente.

El azúcar baja puede ser desde una sensación en el cuerpo que se tiene cuando una persona realiza muchos ejercicios sin comer lo suficiente, cuando se está en ayunas o cuando se tiene mucha hambre; esto es porque en ese momento de hecho el azúcar en la sangre está en bajo nivel, pero este nivel no es peligroso. Es un problema fácil de corregir y no lleva grandes riesgos.

Sin embargo, cuando el azúcar baja o hipoglucemia se hace continuo hasta hacerse crónico genera otro tipo de problemas; de la misma forma que cuando el azúcar no baja ligeramente sino que lo hace de manera abrupta muy por debajo del nivel normal.

Según la American Diabetes Association, los niveles de azúcar baja de manera anormal usualmente son menores a los 70 mg/dl en un paciente. Sin embargo, esto es muy personal de cada paciente por lo cual si una persona tiene los niveles de azúcar inferiores a los 70 mg/dl constantemente debe constatar si esto no está cubriendo las necesidades básicas de su cuerpo.

La única manera de saber con certeza si una persona está sufriendo de un episodio de hipoglucemia, o de hipoglucemia constante es revisar sus niveles de azúcar en la sangre a través de un análisis que puede ser casero o en un laboratorio.

Este tipo de deficiencia es realmente común en personas con diabetes ya que al ingerir periódicamente medicamentos que tienen el fin de controlar la glucosa, esta tiende a bajar de los niveles normales.

Sin embargo, las personas que no sufren de diabetes también pueden sufrir una baja de azúcar y aparte de las causas ya mencionadas, puede haber otras que agraven el problema y lo hagan crónico. Una persona puede presentar problemas continuos con el azúcar baja por efectos secundarios de medicamentos, enfermedades en la sangre, riñones y páncreas, otro tipo de problemas metabólicos no asociados a la diabetes, consumo de alcohol o haberse realizado algún tipo de procedimiento quirúrgico estomacal.

El caso es que al presentar los síntomas de una baja de azúcar lo más recomendable para una persona es tratar de elevar este nivel y en la medida de lo posible realizarse una medición sencilla de azúcar. Si los síntomas persisten la persona debe asistir a un médico que le solicite realizarse exámenes específicos y determinar la causa exacta de la deficiencia.

Existen también hipoglucemias asintomáticas que ocurren con frecuencia ocurren cuando una persona ya ha tenido varios episodios, ha tenido diabetes por mucho tiempo o tiene un control de su diabetes tan estricto que los medicamentos no dan lugar a la presencia de los síntomas. Es por esto que una persona que sufra constantes ataques de hipoglucemia debe comenzar a controlar su azúcar tanto como un diabético, pues sin saberlo pudiera estarse enfrentando a una deficiencia prolongada en el nivel de azúcar que comenzará a perjudicar todo su organismo.

Síntomas de una baja de azúcar o hipoglucemia

Según el sistema de salud Universitario Northshore, los síntomas de la hipoglucemia dependen directamente de la gravedad de la deficiencia que la persona esté presentando en el momento de los síntomas:

Hipoglucemia leve

Según la Red de Salud Hormonal Estadounidense, esto se presenta cuando el azúcar se encuentra por debajo de los 70 mg/dl. Es decir, cuando la persona tiene el azúcar ligeramente por debajo de su nivel y sus efectos apenas comienzan a sentirse en el organismo. Los síntomas que puede presentar son:

  • Mucha hambre
  • Dolores de cabeza
  • Ansiedad, nervios o sensación de agitación
  • Taquicardia leve
  • Transpiración inexplicable
  • Cambios en la temperatura
  • Sudor frío
  • Somnolencia
  • Irritabilidad e impaciencia
  • Inestabilidad al caminar
  • Escalofríos
  • Palidez en la piel

Hipoglucemia moderada

Según la Red de Salud Hormonal Estadounidense, esto se presenta cuando el azúcar se encuentra por debajo de los 50 mg/dl. Es decir, cuando el episodio ya se está volviendo crítico y el azúcar sigue bajando en la sangre a pesar de que el paciente pudiera estar tratando de subirla. Los síntomas que puede presentar son:

  • Irritabilidad
  • Aumento en el nerviosismo, confusión y delirios
  • Dificultad para mantener el equilibro
  • Vista borrosa
  • Problemas para caminar
  • Vómitos, vértigo
  • Aumento del ritmo cardíaco
  • Cambios de humor, ira, tristeza, terquedad
  • Pesadillas, gritos o terrores nocturnos

Hipoglucemia grave

Según la Red de Salud Hormonal Estadounidense, esto se presenta cuando el azúcar se encuentra por debajo de los 40 mg/dl. Es decir, cuando el episodio ya es suficientemente grave para ocasionar daños en el sistema y necesita ser controlado inmediatamente para evitar los malestares futuros. Los síntomas que puede presentar son:

  • Desmayos
  • Pérdida del conocimiento
  • Ausencia de la consciencia, es decir, una persona que permanece despierta pero con mirada ausente e incapaz de concentrarse.
  • Convulsiones
  • Fiebre
  • Pérdida temporal de la vista
  • Disminución excesiva de la temperatura
  • Coma

Cuando la crisis de hipoglucemia es muy grave sus efectos pueden alcanzar aún la muerte. Esto quiere decir que puede agravarse de manera tal que el cuerpo no tenga forma alguna de obtener o asimilar energías y finalmente se apague.

Hipoglucemia retrasada

Cuando la hipoglucemia se presenta luego de 6 hasta 24 horas de haber realizado algún esfuerzo físico fuerte y que se siente precisamente que el organismo agotó las energías reservadas en el hígado. Cuando el hígado retoma estas energías luego de gastadas tiende a usar más energías de la cuenta y el organismo comienza a sentir la falta de azúcar. Algunos de sus síntomas son:

  • Dolor abdominal
  • Hambre insaciable
  • Resequedad en la boca
  • Ansiedad
  • Temblores
  • Sudoración fría.

¿Qué hacer si hay síntomas de azúcar baja?

Depende de cuán graves sean los síntomas y cuánto tenga la persona sintiéndose de esa manera se deberán tomar distintas medidas. En principio la manera más rápida de elevar el azúcar en la sangre es a través de los carbohidratos simples que son de acción rápida en la sangre. Según los especialistas entre 5 y 15 gramos de carbohidratos simples serán suficientes para elevar el nivel de azúcar rápidamente. Entre este tipo de hidratos de carbono se puede ingerir un caramelo o dulce de este tipo, una bebida energizante, un jugo de frutas o de naranja (que contiene mucha azúcar), refrescos azucarados o algo similar.

Lo siguiente que hay que hacer es buscar algún método para comprobar el nivel de azúcar, ya sea a través de un laboratorio y a través de un control casero como el que las personas diabéticas usan; este control debe realizarse cada 15 minutos hasta que el azúcar vuelva a un nivel normal o estable. Si esto no es posible la persona deberá cerciorarse y permanecer en reposo hasta que los síntomas disminuyan o asistir inmediatamente a un médico si estos permanecen o aumentan.

Si los síntomas disminuyen o se detienen el paciente deberá ingerir carbohidratos de absorción lenta o complejos; es decir, que sean un poco más pesados y le den oportunidad al cuerpo de recuperar la consistencia necesaria. En este caso se deben ingerir 5 a 15 gramos más de galleta, yogurt o productos integrales, e incluso barras energéticas.

Utilizar energías extras probablemente exacerbará la crisis por lo cual se recomienda a cualquier persona que tenga una baja de azúcar a permanecer tranquilo y no moverse más de lo necesario.

Si las crisis continúan ocurriendo es necesario que el paciente verifique que en efecto se trata de hipoglucemia y que asista a un médico o las crisis podrían volverse más serias al pasar del tiempo.

Los médicos recomiendan que en caso de sentir los síntomas de azúcar baja la persona que los padece buscar compañía inmediatamente que pueda constatar que los síntomas desaparecen o que pueda buscar ayudar si estos empeoran. En ese orden de ideas recomiendan a los maestros y representantes no dejar solos a niños que estén sufriendo de azúcar baja, es decir, no enviarlos a buscar ayuda o mandarlos solos a la enfermería; esto es porque al tener el azúcar baja los desmayos son frecuentes y podría ocasionar accidentes innecesarios.

Si los síntomas son más graves se deben tener otros cuidados importantes, por ejemplo:

  • Si la persona se encuentra inconsciente no se les debe administrar carbohidratos de manera oral, pues puede que no lo traguen o esto les genere un ahogamiento.
  • Cuando la persona recupere el conocimiento se esperan unos 10 o 15 minutos antes de comenzar a administrarle los carbohidratos simples, ya que es necesario que el organismo se estabilice.
  • Si la persona perdió el conocimiento y no vuelve en sí luego de unos minutos debe ser trasladada a una unidad de cuidado especializada de manera inmediata ya que podría transformarse en un coma.

Glucagón

Otro tratamiento efectivo para tratar la hipoglucemia de manera inmediata es el glucagón. Esta es una hormona producida en el páncreas que genera el efecto opuesto a la insulina. Es decir, en lugar de regular el azúcar aumenta sus niveles de manera apresurada. Esto se realiza liberando la glucos del hígado y estimulando al cuerpo a producir más glucosa desde las proteínas que posee.

En resumen esto genera una acción en cadena que permite recuperar rápidamente los niveles de azúcar en la sangre y que resulta efectivo para combatir las crisis de hipoglucemia.

Esta hormona se puede inyectar de la misma manera que la insulina y en su mayoría los diabéticos la utilizan o deben tener acceso a ella.

El glucagón se inyecta por vía subcutánea de la misma manera que la insulina y su dosis varía dependiendo de la edad del paciente.

Este es un tratamiento emergente y efectivo para cuando la crisis de hipoglucemia en una persona es moderada o grave e incluso la ha llevado a perder el conocimiento. Es por esto que es común que niños y adultos que sufren esta crisis lleven una dosis en su mochila o un brazalete que indique la dosis apropiada para ellos. De esta manera cualquier persona que esté presente cuando tenga una crisis puede ayudarlo a salir de ella.

REFERENCIAS:

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: ¡CUIDADO! Contenido protegido por derechos de autor!!

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar