web analytics

Piña y diabetes: todo lo que debes saber

imagen sintesis

Comer fruta es importante y el hecho de padecer una enfermedad como la diabetes no implica necesariamente tener que descartar de plano todos los alimentos que en apariencia contienen azúcar, por ello en el presente artículo exploraremos los aspectos principales a tener en cuenta cuando relacionamos piña y diabetes.

Datos nutricionales de la piña

La piña o ananá se ha hecho muy popular no solo por su delicioso sabor sino por sus increíbles propiedades saludables y su rico valor nutricional.

Según la Organización Alimentos, especialistas en nutrición, una piña saludable contiene los siguientes nutrientes:

  • 0,41 miligramos de hierro
  • 0,44 gramos de proteínas
  • 14,50 miligramos de calcio
  • 1,90 gramos de fibra
  • 175 miligramos de potasio
  • 4,30 miligramos de yodo
  • 0,13 miligramos de zinc
  • 10,40 gramos de carbohidratos
  • 16,90 miligramos de magnesio
  • 2,10 miligramos de sodio
  • 6,13 miligramos de vitamina A
  • 0,08 miligramos de vitamina B1
  • 0,03 miligramos de vitamina B2
  • 0,39 miligramos de vitamina B3
  • 0,16 miligramos de vitamina B5
  • 0,08 miligramos de vitamina B6
  • 0,30 microgramos de vitamina B7
  • 5 microgramos de vitamina B9
  • 0 microgramos de vitamina B12
  • 14,99 miligramos de vitamina C
  • 0,13 miligramos de vitamina E
  • 0,10 microgramos de vitamina K
  • 10 miligramos de fósforo
  • 50,76 kilocalorías
  • 0 miligramos de colesterol
  • 0,40 gramos de grasa
  • 10,40 gramos de azúcar
  • 19 miligramos de purinas.

Esto quiere decir, que en líneas generales es muy saludable consumir piña. Tanto por los valores que le aporta al organismo como que los componentes que usualmente en excesos dañan el cuerpo no están presentes y si lo están es en cantidades muy bajas lo que los hace saludables.

A esto se le suma el hecho de que el 85% de una piña está conformada por agua. Esto quiere decir que consumir piña ayuda con la hidratación del organismo y la circulación de la sangre.

Además, las piñas son ricas en hidratos de carbono; que aportan energía al cuerpo. En este sentido, la energía aportada es de absorción lenta por parte de cuerpo, lo que hace que las energías proporcionadas duren por mucho más tiempo.

Por último, la ananá es rica en fibras, antioxidantes y antiinflamatorios, así que definitivamente ayudan al cuerpo a comportarse mejor.

Carga glucémica de la piña

Lo importante aquí es si la piña es recomendable o no para los diabéticos. Tomando en cuenta que la dieta en general para los diabéticos consiste en evitar los altos contenidos de azúcar; en cada alimento es recomendable medir el Índice Glucémico o (GI) para mantener la glucosa en la sangre estable. Esto quiere decir, que un diabético si puede consumir azúcar, solo que de manera controlada y evitando sobre todo las azúcares procesadas.

Entonces es correcto decir que aunque la piña contiene azúcar, podría ser consumida por diabéticos.

Lo recomendable es que un diabético consuma alimentos por debajo de la clasificación 55 de carga glucémica. Entre menor sea la clasificación, menor será el impacto que cause el azúcar en la sangre traducido en los niveles de insulina y de azúcar.

El índice glucémico de una piña completa es de 66, es decir, quizás consumir todo de una piña es demasiada azúcar para un diabético. Sin embargo, un vaso de jugo de piña está clasificado con un 46 de GI. Así mismo, la piña en conserva empaquetada en su jugo (sin ser condimentada con otros almíbares) tiene un índice de 43; lo cual es extraño porque lo lógico sería que tuviera la misma cantidad de glucosa en ambos casos.

Sin embargo, se ha comprobado que la piña pierde niveles de azúcar o carga glucémica al ser procesada.

¿Consumir piña eleva el azúcar en la sangre?

La respuesta es sí. De hecho, cualquier alimento que contenga azúcares elevará el nivel de glucosa en la sangre de una persona hasta dos horas después de haberlo consumido. Sin embargo, en el caso de los diabéticos, estos aumentos son significativos y tienen distintos efectos en la salud. La piña entera al tener un índice glucémico medio alto, elevará significativamente los niveles de glucosa en la sangre de un diabético; por lo cual se recomienda ingerir en pocas cantidades. SIn embargo, al tomar la piña en jugo u otras presentaciones sin azúcar añadida no aumenta tanto los niveles de glucosa y por sus demás propiedades se discrimina menos su ingesta.

Beneficios de la piña

la piña y la diabetes

A pesar de su alto Índice Glucémico, el resto de las propiedades de la piña pueden resultar beneficiosas para un diabético que busque conservar buena salud.

Esto se debe principalmente a sus propiedades antioxidantes y su cantidad de vitaminas. Muchos diabéticos requieren nutrientes extras debido a los efectos de la enfermedad en su cuerpo; entre estos efectos está la deficiencia de vitaminas y la incapacidad de sanar ciertas heridas por el lento funcionamiento de los antioxidantes en la sangre.

La piña podría facilitar la circulación de estos nutrientes necesarios y mejorar la salud del diabético.

Además, la piña es una fruta rica en fibras necesarias para el cuerpo. Según la Asociación Americana del Corazón, consumir o mantener los niveles de fibra adecuados en la sangre ayuda a bajar los niveles de azúcar en la sangre; esto es aproximadamente entre 25 y 30 gramos de fibra en la alimentación diaria. Esto muy bien pudiera ser cubierto por una ración de piña.

Además la piña ayuda a combatir la obesidad, colabora con la limpieza del organismo y funciona como diurético, es decir, ayuda al organismo a mantenerse hidratado y en constante movimiento.

Además, el hecho de que sea una fruta rica en vitaminas y minerales hace que el organismo de cualquier persona se fortalezca y funcione de mejor forma.

Segun expertos, las frutas naturales habidas en la piña hacen más sencilla su digestión en el organismo, por lo tanto no son dañinas para el cuerpo. De hecho, suelen recomendar que tanto las piñas como otras frutas sean incluídas en su dieta. Esto es porque si bien la piña no va a reducir el azúcar en la sangre, tampoco va a aumentarla de forma significativa o que traiga consecuencias para el diabético; sino que si podría aportar otros nutrientes necesarios para su organismo.

La piña además, contiene altos grados de enzima bromelina, que ayuda a la digestión de las proteínas y también aligera el tránsito intestinal. En este sentido, la ingesta de piña colabora con el flujo intestinal y permite que los desechos tóxicos sean eliminados de manera más eficiente.

Esto quiere decir que la piña es de esas frutas recomendadas para todos.

Otros usos que se han comprobado es que la piña acelera la curación de heridas, ayuda a combatir parásitos en los intestinos, ayuda a la circulación y protege al corazón de la formación de coágulos.

¿Qué cantidad de piña puede consumir un diabético?

Los médicos no tienen nada en contra de que una persona diabética consuma piña cada día. Sin embargo recomiendan no más de tres cuartos de taza a manera de postre (es decir, después de comer) con las comidas. Esto podría ir acompañado de comidas que tengan un índice glucémico bajo para ayudar a contrarrestar los efectos del azúcar. Sin embargo, esto sólo es una sugerencia no limitativa y una persona diabética puede consumir a su gusto sin redundar en el exceso.

¿Cómo puede consumir piña un diabético?

La alimentación con piña, según expertos, va ligada al resto de las comidas que le acompañen. Esto es porque la piña contiene fibra y esto hace que las azúcares que contiene pasen a la sangre de forma más lenta, por tanto no tiene consecuencias negativas. Si se ingiere acompañado de otros alimentos bajos en azúcar el azúcar va a tardar mucho más en pasar a la sangre y disminuirá los efectos en ella.

Las preparaciones de la piña son muy diversas, puede ir desde comer la fruta cruda hasta hacer deliciosos postres y comidas que la integren, y el diabético podría comerlas tomando en cuenta no tanto que contiene piña, sino el valor glucoso de los demás alimentos que integren la comida. Es decir, es poco saludable que un diabético coma un pastel dulce relleno de piña en almíbar aunque su ingrediente sea la piña, esto es porque todos los demás componentes aportan una gran cantidad de azúcar, grasas y carbohidratos que podrían perjudicar su salud.

Sin embargo, hay ciertas recomendaciones y formas de que los diabéticos coman piña de manera saludable:

Nada de endulzantes o azúcares añadidas

Lo más recomendable es que en ningún caso se edulcore la piña para ingerirla. Las azúcares procesadas no son como las naturales y el hecho de agregarlas a una fruta que de por si es dulce, aumentará mucho las posibilidades de sacar los niveles de azúcar en la sangre del límite saludable.

Aún cuando se prepara en jugos o se cuece, no es recomendable agregar azúcar a la fruta. Sobre todo si se sancocha en agua o alguna preparación similar. Esto es porque la piña es una fruta conformada de agua y al cocinarse absorbe aún más las propiedades del agua donde se cuece. Si absorbiera el azúcar se obtendría como resultado una fruta con índice glucémico muchísimo más alto al saludable.

Acompañar de otros alimentos que bajen el índice glucémico

Esto es para cuando se ingiere mucha piña. Es decir, cuando la ingesta excede la media taza es recomendable que sea acompañada de otros alimentos que bajen este nivel de glucosa y que además aporten un mejor sabor a la fruta.

Algunas recomendaciones son:

  • Yogurt natural (sin azúcares añadidas)
  • Cacao puro (Hay barras de chocolate que están hechas de más de 85% de cacao)
  • Nueces (Podrían ser almendras u otro tipo de nuez siempre que sean naturales)
  • Otras comidas con grasas naturales

Estas recomendaciones son porque las grasas hacen que el vaciado gástrico se de más lentamente y ayuda a reducir el índice de glucosa en la sangre. Lo que hay que cuidar es no ingerir estas combinaciones en exceso pues las grasas y las calorías pueden ocasionar obesidad.

El jugo de piña es buena opción

Hay varios estudios que indican que el jugo de piña natural puede ser beneficioso para controlar la diabetes de una persona. Esto es porque la diabetes es una enfermedad metabólica y la piña naturalmente ayuda a mejorar el metabolismo.

Según la Asociación Dietética Americana lo recomendable es comer entre 45 y 75 gramos de carbohidratos para controlar la diabetes a cabalidad. Es por esto que se toma la piña (en jugo específicamente) como un integrador importante de la dieta fundamental de un diabetico sano.

Media taza de jugo de piña (sin azúcar) contiene 15 gramos de hidratos de carbono que conjugados con alimentos más complejos como huevos revueltos y pan integral representan una dieta bastante saludable y equilibrada en cuanto a las azúcares simples.

Además, el jugo de piña aporta el 40% del diario recomendado de vitamina C que ayuda a la cicatrización muy importante en la diabetes. Además, aporta el 2% diario recomendado de calcio y que junto a media taza de yogur elevaría este porcentaje en un 30% del calcio que se debería ingerir diario.

Por último, el jugo de piña aporta hidratación y vitalidad al cuerpo y esta energía tarda más en ser quemada que en cualquier otra fruta.

Efectos negativos del consumo de piña en diabéticos

Como con todos los alimentos, el alto nivel de azúcar en la piña podría ser perjudicial para la salud si la ingesta no es monitoreada correctamente.

La preocupación por estos niveles de azúcar han alarmado a muchas personas que padecen diabetes; sin embargo los efectos negativos se presentan por falta de control a la hora de comer cualquier clase de alimentos.

La piña no se escapa de esta realidad, no está en el grupo de frutas que contiene menos azucar ni tampoco en el grupo de frutas que contiene más azúcar por lo que su ingesta debe ser supervisada.

La recomendación es que el consumidor diabético debe tener cuidado con su alimentación. Es decir, si acaba de consumir otros alimentos que puedan aumentar su azúcar es conveniente esperar antes de comer piña. Así mismo, se recomienda mantener constante contacto con un nutricionista que pueda dar una opinión objetiva y ofrecer una dieta adaptada a las necesidades de cada persona en particular.

Datos adicionales de la piña

El Origen de la Piña

Según los estudiosos, la piña o ananás (vocablo guaraní que se traduce en “Exquisita”) tiene su origen en América del Sur. Es decir, es una piña tropical que proviene principalmente de Brasil, Paraguay y Argentina.

Su historia se remonta a las colonizaciones españolas en las cuales, entre la riqueza natural, se consiguieron las piñas cuyo fruto entre dulce y ácido hizo que los españoles se encantaran con ellas. Tanto que actualmente en el mundo el 40% de las piñas son consumidas por el continente europeo.

El nombre en castellano de “piña” fue dado por los españoles, se sospecha que por su parecido con las bellotas y los piñones. Además, hay escritos en los cuales los escritores de la época la llamaban “la reina de las frutas” por su corona de hojas encima del fruto.

El nombre en inglés es “pineapple” y viene del significado “manzana de pino”, y fue dado por su similitud con los frutos del pino silvestre que crece en América.

Las piñas no crecen en los árboles, sino que se dan en pequeñas plantas que no miden ni un metro de altura; estas plantas se dan casi en el suelo y de sus hojas centrales se produce la piña como tal.

Hay más de nueve variedades de piña en todo el mundo que se distinguen por su color, sabor, tamaño y otras características. Sin embargo, la más común es exportada desde Latinoamérica y se denomina Ananas comosus.

Es una planta que se cultiva en climas cálidos y húmedos, muy comunes en el trópico. A pesar de que es resistente a la sequía, el nivel de humedad que se les permita determinará la calidad de sus frutos, entre más acercados a la humedad correcta, más jugoso y dulce será el fruto.

Entre las variedades de piña conocidas están la amazonas, queen, smooth cayene, red spanish, enanas y pernambuco.

Características de la Piña

Es una fruta cilíndrica un poco ovalada en los lados que tiene una corteza gruesa, espinosa y dura de color marrón con un interior amarillo que destila el aroma característico de la fruta.

La pulpa de la piña también es dura aunque varía según su estado de madurez, es dulce y agria a la vez y tiene una especie de raíz en el centro que también puede ser consumida pero tiene una consistencia más fuerte.

Por último, la piña tiene una corona de hojas verdes en la parte superior que también son espinosas y que la asemejan directamente a la planta sobre la cual se origina.

Estadísticas de la Diabetes

El último informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) reflejó que más de 422 millones de adultos en el mundo sufren de diabetes como padecimiento. Esto deja ver un crecimiento en la población diabética de más del 100% desde 1980. Esto quiere decir que el estilo de vida de las personas ha causado un aumento de diabéticos en la población.

Ya que más del 8% de la población adulta tiene diabetes, para muchos es difícil encontrar alimentos acordes a su estado de salud y que no agraven la condición. Muchos médicos recomiendan las frutas como principal fuente de nutrientes las frutas y alimentos naturales que no contienen mucha azúcar y que pueden ayudar a los pacientes a llevar una alimentación más balanceada.

La piña es uno de los alimentos más populares en todo el mundo por sus propiedades saludables, por eso es importante saber si es recomendable que sea ingerida por pacientes con diabetes, sus beneficios, su índice glucémico, sus propiedades y de qué formas puede ser ingerida.

Mira este interesante video acerca de la piña para diabéticos:

REFERENCIAS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: ¡CUIDADO! Contenido protegido por derechos de autor!!

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar