web analytics

Chirimoya y diabetes

imagen sintesis

La diversidad de frutas en el mundo es incontable. Para cada consumidor y para cada gusto existe una fruta perfecta a la cual no se puede resistir. Hay unas que son más populares, y otras que no lo son tanto, como la chirimoya.

Probablemente muchas personas no saben de su existencia, sin embargo es una fruta rica en nutrientes y excelente para el consumo de personas que padecen enfermedades metabólicas y otros.

Para el conocimiento general de esta fruta es necesario saber saber su origen, características, sus datos nutricionales, su índice glucémico y si estas propiedades lo hacen o no apto para el consumo de los diabéticos.

Origen de la chirimoya

La chirimoya es una fruta latinoamericana cuyo origen se remonta a la cordillera de los Andes donde crece abundantemente. Actualmente se ve su proliferación por Colombia, Perú, Ecuador y Chile.

Cuando fue descubierta los españoles la llamaron “manjar blanco” cuando fue descubierto durante la colonización. El nombre proviene de las quechua chimuyas que era como el pueblo indígena llamaba a las semillas frías que contienen las chirimoyas.

Luego de la conquista, los españoles trasladaron los árboles de chirimoya a Europa y a Asia.

Actualmente la producción de chirimoyas no es muy popular ni tienen grandes exportaciones. La razón es que son poco resistentes al transporte. Son populares en España y siguen siendo populares en Latino América.

Las chirimoyas crecen de un árbol alto llamado annona cherimola o chirimoyo; sus ramas son delgadas y sus hojas prominentes; son conocidos por sus usos medicinales. El árbol puede alcanzar hasta los ocho metros de altura y tiende a soltar las frutas cuando estas han alcanzado la madurez.

Crecen mejor en climas tropicales y soleados en temporadas de calor. Por esto es considerada una fruta tropical.

Características de la chirimoya

Es una fruta verde y con forma ovalada de piel oscura y muy delgada. Su pulpa tiene poca consistencia, es decir, es muy suave y dulce y tiene semillas oscuras en su interior. La fruta no tiene tallo y en algunas variedades puede tener pequeñas astillas oscuras en la piel externa.

El tamaño de una chirimoya no excede los 8 centímetros de largo. Existen ciertas variedades que en si distinguen a la chirimoya según su lugar de cultivo. La variante más común es en la piel, algunas chirimoyas son de un verde más claro y un interior blanquecino y color perla. Otras son con una piel más oscura y la pulpa de un color grisáceo. Sin embargo todas cuentan con un denominador común que son las semillas oscuras en el centro.

Conforme la chirimoya se va poniendo madura tanto su piel como su pulpa se van poniendo más oscuras y dulces. Muchos prefieren este estado para consumirla.

Además, la fruta no es de fácil traslado. La razón es su consistencia débil, es fácil aplastarla y que suelte jugo, por tanto quizás no sea la mejor opción para llevarla en la cartera.

Información nutricional de la chirimoya

La parte más importante del consumo de frutas son los nutrientes que ellas contienen y cómo pueden ayudar a las personas a tener una dieta balanceada.

Según LaChirimoya.com, expertos en la fruta, la distribución nutricional de cada 100 gramos de chirimoya es la siguiente:

  • Hierro – 0,7 miligramos
  • Azúcar natural – 15 gramos
  • Vitamina A – 1 miligramo
  • Riboflavina (vitamina B2) – 0,1 miligramos
  • Tiamina (vitamina B1) – 0,07 miligramos
  • Niacina (vitamina B3) – 0,6 miligramos
  • Carbohidratos – 23,71 gramos
  • Magnesio – 50 miligramos
  • Acidez – 0,4 miligramos
  • Energía – 85 kilocalorías
  • Proteínas – 3 gramos
  • Zinc – 2 miligramos
  • Sólidos solubles – 22,3%
  • Cobre – 2,4 miligramos
  • Potasio – 250 a 578 miligramos
  • Sodio – 10 miligramos
  • Calcio – 20 miligramos
  • Vitamina C – 40 miligramos
  • Fibra – entre 1 y 3,2 gramos

La chirimoya contiene un 78% de agua en su fruto, lo cual la hace una de las frutas que menos agua contiene. Sin embargo, su consumo favorece la hidratación en el cuerpo. Esto, junto con su contenido en hidratos de carbono favorece la generación de energía en el cuerpo y también la conservación de esta durante el día.

Además, su cantidad de vitaminas la hacen una fruta muy completa y beneficiosa para el organismo. De hecho se aconseja a las personas incluirlas a su dieta diaria para balancear ciertos aspectos en ella y aportar nutrientes esenciales.

Índice Glucémico de la chirimoya

Conocer el índice glucémico de la chirimoya es muy importante para las personas que padecen diabetes. La razón es que con este conocimiento se puede controlar los niveles de azúcar en la sangre que éste tiene y los perjuicios que esto puede ocasionare a su salud.

Un diabético debe saber exactamente cuánta azúcar consume así como es recomendable que tenga en perfecto balance el resto de los nutrientes.

Esto es porque la diabetes es un desorden metabólico que afecta directamente esta área (la producción de insulina) y que necesita ser compensado con otros nutrientes y controlado en este aspecto. Es por esto que cada alimento tiene su índice glucémico otorgado del 1 al 100 por los expertos usando medidas básicas como el azúcar refinada para establecer comparación.

La chirimoya cuenta con un índice glucémico de 35. Esto quiere decir que es bastante bajo y que no representa un riesgo importante para la salud.

¿Consumir chirimoya eleva el azúcar en la sangre?

No, o al menos no de formas perjudiciales. Siempre que la chirimoya no sea consumida en exceso sus azúcares naturales y su carga glucémica no va a representar un riesgo o un factor determinante en el aumento desmedido de los niveles de azúcar en la sangre.

¿Un diabético puede consumir chirimoya?

Si, de hecho la chirimoya está recomendada para controlar los niveles de azúcar en la sangre para personas. Además sus propiedades son bastante beneficiosas para tratar otro tipo de síntomas o consecuencias de la diabetes y su consumo ayuda a diversificar la dieta. Siendo una fruta baja en grasas, que aporta hidratos de carbono saludables, buenas proteínas y pocas calorías es de hecho una opción recomendable a la hora de escoger las frutas que se van a añadir al carrito de compras.

Beneficios de la chirimoya

Uno de los mayores aportes de la chirimoya es en vitamina C. Su alto contenido en vitamina C lo hace una fuente increíble de antioxidantes necesarios para los pacientes con diabetes. Además, la vitamina C fortalece el sistema inmunológico y ayuda a prevenir la proliferación de bacterias en el cuerpo. Ayuda al sistema circulatorio, cardiovascular y apoya el fortalecimiento de los huesos y cartílagos. Todas propiedades necesarias para las personas diabéticas que se ven afectadas por la falta de insulina en su cuerpo.

También posee altos contenidos en potasio, que junto con el sodio ayudan con la actividad cardíaca, regulando la cantidad de agua en la sangre, los tejidos y el ácido base. En otras palabras, afecta directamente la circulación de sangre de las personas.

El aporte energético dado por la chirimoya es bastante alto, esto es por la cantidad de hidratos de carbono que posee, así como el azúcar, el potasio y la fibra que hace que las energías duren por más tiempo.

Por otra parte, la chirimoya es una fruta de fácil digestión que además aporta contenidos en nutrientes que mejoran la función intestinal. Esto hace que sea una opción saludable para cualquiera que tenga una digestión comprometida, como niños pequeños, ancianos, personas convalecientes y mujeres embarazadas.

Además, está comprobado que esta fruta es un tranquilizante natural. Los estudios reflejan que la chirimoya es un agente muy eficiente contra la fatiga y la ansiedad; ayuda a controlar comportamientos compulsivos y está recomendado para consumirse entre comidas porque gracias a la fibra que contiene da una sensación de saciedad al organismo.

¿Qué cantidad de chirimoya puede consumir un diabético?

Pese a sus muchos beneficios, la cantidad recomendada de chirimoya diaria para un diabético no debe exceder de una unidad diaria. Es decir, con consumir una fruta sin cáscara es suficiente para que aporte los nutrientes necesarios y no refleje un daño al cuerpo del paciente.

Sin embargo, sus propiedades son tan beneficiosas que hay estudios que apoyan la teoría de que ciertas concentraciones de algunas partes de la chirimoya, como la concha, las hojas del árbol y las semillas pueden aportar cuestiones significantes en la lucha contra la diabetes. Esto podría ser para minimizar sus efectos o para curarla en definitiva. No obstante, son estudios que continúan siendo desarrollados.

¿De qué forma puede consumir chirimoya un diabético?

Precauciones en el consumo de chirimoya para diabéticos.

Ya que la chirimoya contiene una gran cantidad de nutrientes, la única recomendación es no exagerar su consumo. La exposición excesiva a ese nivel de hidratos de carbono y los demás componentes pudieran crear un desbalance en la dieta que un diabético no necesita. Es por esto que se recomienda agregar la fruta a la dieta pero no consumir demasiada de esta.

REFERENCIAS

 

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: ¡CUIDADO! Contenido protegido por derechos de autor!!

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar